siguiendo las enseñanzas de Karlfried Graf Dürkcheim

Concha Quintana

Concha QuintanaNací en Madrid, en los años 40 (años de la posguerra española), ciudad en la que he vivido buena parte de mi vida. Cursé estudios de primera y segunda enseñanza en España y universitarios en París, interesándome muy pronto por todo cuanto tiene relación directa con el hombre, sus modos de vivir, pensar, sentir, orar.

Y me tentó el viajar y conocer otros lugares, otras gentes, otras culturas, deseo que hice y hago realidad siempre que me es posible. En este peregrinar me encontré con personas que respondían a un anhelo profundo al que yo no sabía dar forma. Una de estas personas, clave en mi vida, ha sido Karlfried Graf Dürckheim. Desde el principio, su enseñanza, sus modos de trabajo, su propia persona (él mismo) tocaron en lo profundo de mi ser. Me acompañó hasta su muerte en 1988, y de su mano me fui formando.

En 1985 dejé mi trabajo profesional y desde entonces dedico mi vida a acompañar a personas que pasan por pruebas como enfermedad, duelo, separación, así como a aquellas que buscan un sentido a sus vidas, o a quienes quieren seguir un camino de madurez espiritual.

Con mi atención y disponibilidad pongo mi experiencia al servicio de estos procesos en el caminar, mediante encuentros individuales o en grupo.

Dispongo de una Sala de Trabajo en Madrid, centro a partir del cual viajo allí donde me solicitan para iniciar y profundizar en las diferentes formas de Ejercicio que se especifican en nuestros métodos de trabajo.

Al día de hoy, puedo reconocer que en mi vida siempre ha habido un hilo invisible que ha conducido mi búsqueda y que, un día, me llevó ante Karlfried Graf Dürkheim. El me guió y acompañó, confiándome el trabajo de traducir su obra escrita y alentándome a trabajar según su enseñanaza, tarea que estoy llevando a cabo desde 1985.

Concha Quintana