siguiendo las enseñanzas de Karlfried Graf Dürkcheim

Hara. Centro vital del hombre. Karfrield Graf Dürkheim

Hara

(LIBRO CON TRADUCCION DE CONCHA QUINTANA)

“El hara es el centro del cuerpo humano, pero el cuerpo es mucho más que un simple objeto bio-fisiológico. Esa es la razón por la que Hara es asimismo el centro espiritual, en la medida en que el cuerpo es la envoltura natural del espíritu.”

En la búsqueda del Ser, éste libro es muy valioso, invita a madurar, a recorrer el camino y la práctica del Ser esencial.

Para ser completo el hombre tiene que moverse desde el Ser, desde su centro original, el Hara.

 “El hombre que tiene centro, está siempre en un perfecto equilibrio; tiene algo de tranquilo y generoso, una amplia dimensión humana.”

Refleja la condición humana, analiza el sufrimiento, la ausencia de consciencia y la nostalgia que a veces se experimenta: ” el retorno a la unidad original de la vida”.

El hombre que ha encontrado su centro, es un ser maduro, observa las cosas tal como son, no se perturba por las circustancias, lo que sea que acontezca. En momentos difíciles está en calma, conserva la lucidez, lo que le permite actuar, responder adecuadamente en esas circustancias.

Se puede actuar desde un lugar tranquilo, desde ese lugar que no puede ser tocado por nada ni nadie. No son relevantes los recuerdos del pasado ni las proyecciones del futuro, lo importante es la actitud, estar en el aquí y el ahora.