siguiendo las enseñanzas de Karlfried Graf Dürkcheim

Trabajar el barro. Práctica con arcilla

Desde que el hombre es hombre se sirve de sus manos y de la Tierra. Modelar Arcilla es mantener vivo este contacto con la materia.

En el mundo de hoy, esta relación queda mermada al ser sustituida por la mecanización, lo que conduce a una serie de trastornos: nerviosos y motores de un lado, y psicológicos y afectivos de otro.  arcilla

El modo de trabajo que propongo va encaminado a responder a las más profundas necesidades del hombre, desde esta perspectiva. Consiste en establecer con la materia, Barro, un contacto profundo para, desde lo hondo de nuestro ser, dejar que surja finalmente una forma, la propia, que es única, no condicionada.

Es un proceso cuyos efectos generales nos llevan a:

  • despertar y desarrollar las fuerzas vitales
  • despertar las sensaciones
  • reavivar el corazón, ordenando emociones y sentimientos
  • dar forma, desde el corazón, a las realidades de la vida

Dirigido a adultos y niños.

La Arcilla para Niños

arcninoscan marcoUn taller donde los niños aprenden a manejarse para hacer una vasija en el torno.

Durante dos horas, trabajan en grupos de tres: uno amasa el barro, otro lo centra y el tercero lo va pintando, tareas en las que se van alternando.

A los niños les gusta y lo pasan bien. Y a la vez, les sirve de estabilización y equilibrio, les ayuda a centrar la atención y a fortalecer su voluntad.